Nuevas formas de socialización

La socialización es un proceso mediante el cual el individuo adopta los elementos socioculturales de su medio ambiente y los integra a su personalidad para adaptarse a la sociedad.

Dentro del proceso de socialización, se distinguen tres tipos. El primero corresponde a la familia, que es el ámbito más cercano al individuo y donde antes aprende a relacionarse con los demás. El segundo, abarca todo el grupo que es ajeno a la familia, es decir, grupos sociales de conocidos, amigos, u otros. Y el tercero, que ha nacido en la última década, recibe el nombre de “socialización a través de los medios de masas”.

Los medios de comunicación de masas proporcionan informaciones, juicios sobre diferentes temas y acontecimientos, y sobretodo, van formando en la población modelos de comportamiento. Además, sus contenidos repercuten en un volumen de población superior al de cualquier otro grupo de socialización.

Estos medios nos ofrecen ventajas en cuanto al modo de establecer relaciones, pero también algún que otro inconveniente. Una de las ventajas es la rapidez con que puedes encontrar un nuevo amigo, en menos de cinco minutos se establece contacto con diversos usuarios. En la vida real, esto no es tan fácil, nos cuesta (a unos más que a otros) formar nuevas amistades y mantenerlas. Uno de los inconvenientes es que poco a poco se va perdiendo el calor humano, en lugar de escuchar la voz de tu compañero solo escuchas el zumbido del ordenador y si quieres estrecharle en brazos…

En la red, los usuarios pueden mentir sin parar, y la única forma de descubrir su engaño es el “cara a cara”. Por esta razón, nos preguntamos si las relaciones que se establecen por medio de la red, son ficción o realidad. Cuantos casos han llegado hasta nuestros oídos, de gente que se enamora de otra sin haber mantenido nunca un contacto real entre ellos, y luego a la hora de verse cuerpo a cuerpo ha sido un total fracaso, porque uno había mentido… y el otro también. No decimos que todos los usuarios mientan, pero sí sabemos que tienen al alcance de su mano, algo que muchas personas desean, cambiarse por otro. Puedes crearte una nueva personalidad y un nuevo cuerpo, o simplemente mejorar las cosas que no te gustan de ti. Doble engaño, engañas al otro usuario y te engañas a ti mismo.

“El mayor peligro de engañar a los demás está en que uno acaba inevitablemente, por engañarse a sí mismo”. Eleanora Dose.



martes, 31 de marzo de 2009

La rueda que no para de girar

Nuestras mentes se adormecen cada vez más debido a los somníferos que nos suministran los medios, acaban con nuestras inquietudes y nuestra libertad. Ayer reflexioné sobre este tema, y hoy he escuchado una canción que puede reflejar bastante bien el tipo de sociedad que intenté describir.

A lo largo de la canción, se describe y se denuncia la situación que vivimos actualmente, los medios, las instituciones políticas, las empresas... los que tienen el poder, controlan los contenidos informativos a su antojo, y cuando algo no les conviene, lo eliminan. Esto se convierte en una rueda que acaba por machacar hasta el último rasgo de independencia que queda en nuestro interior.

Además, la canción, casi al final también habla de la idea que aportó Jürgen Habermas, quién sostenía que la sociedad sí vive en tensión, pero existen espacios en los que los individuos y los medios pueden expresar su libertad y acabar con el sistema que les reprime. Quizá la canción da más vueltas al asunto, pero en la base, nos habla de la "rueda que no para de girar", de la que nosotros somos el engranaje. Pero no todo está perdido, en las grietas que se forman en los espacios de comunicación controlados, se puede levantar la voz y gritar para que al fin se pueda aliviar la tensión que domina al mundo.

Una sociedad controlada por unos pocos, en la que muchos sufren sus consecuencias.

Aquí os dejo la canción para que podais escucharla

http://www.youtube.com/watch?v=rV6Hge8cpe0

3 comentarios:

Visi dijo...

Desde mi punto de vista creo que si los medios de comunicación dominan nuesta mente también es de algun modo porque nosotros mismos nos dejamos dominar por ellos. La argumentación que propongo es la siguente: Nadie quiere ir a contracorriente, del mismo modo que es más fácil acariciar un felino hacia la dirección natural de su pelo que del modo contrario. Es más fácil dejarnos llevar que resistirnos a un modo de vida relativamente "fácil" en el que todo está hecho ya. Nos lo dan todo hecho y eso nos hace más atractiva este tipo de vida. De este modo me gustaría invitar a que cada uno en su casa intente pensar sobre una noticia o un acontecimiento que aparezca en un medio de comunicación, sé que NO ES FÁCIL, pero no cuesta nada intentarlo.

Maria Medina V dijo...

Creo que hay gente que nace para ir a contracorriente y eso es necesario. Ese tipo de gente son los que consiguen acabar con las fuerzas que nos oprimes. Y aunque es normal pensar que dejarse llevar es algo fácil, he de decir que es una de las cosas más difíciles que hay, porque sientes como poco a poco van acabando con tu autonomía y tus ganas de responder.

Sin duda, no es fácil dejarse llevar.

Marianella Gaitan dijo...

Excelente tu articulo, sobre todo por la gran importancia que tiene para los niños. Gracias