Nuevas formas de socialización

La socialización es un proceso mediante el cual el individuo adopta los elementos socioculturales de su medio ambiente y los integra a su personalidad para adaptarse a la sociedad.

Dentro del proceso de socialización, se distinguen tres tipos. El primero corresponde a la familia, que es el ámbito más cercano al individuo y donde antes aprende a relacionarse con los demás. El segundo, abarca todo el grupo que es ajeno a la familia, es decir, grupos sociales de conocidos, amigos, u otros. Y el tercero, que ha nacido en la última década, recibe el nombre de “socialización a través de los medios de masas”.

Los medios de comunicación de masas proporcionan informaciones, juicios sobre diferentes temas y acontecimientos, y sobretodo, van formando en la población modelos de comportamiento. Además, sus contenidos repercuten en un volumen de población superior al de cualquier otro grupo de socialización.

Estos medios nos ofrecen ventajas en cuanto al modo de establecer relaciones, pero también algún que otro inconveniente. Una de las ventajas es la rapidez con que puedes encontrar un nuevo amigo, en menos de cinco minutos se establece contacto con diversos usuarios. En la vida real, esto no es tan fácil, nos cuesta (a unos más que a otros) formar nuevas amistades y mantenerlas. Uno de los inconvenientes es que poco a poco se va perdiendo el calor humano, en lugar de escuchar la voz de tu compañero solo escuchas el zumbido del ordenador y si quieres estrecharle en brazos…

En la red, los usuarios pueden mentir sin parar, y la única forma de descubrir su engaño es el “cara a cara”. Por esta razón, nos preguntamos si las relaciones que se establecen por medio de la red, son ficción o realidad. Cuantos casos han llegado hasta nuestros oídos, de gente que se enamora de otra sin haber mantenido nunca un contacto real entre ellos, y luego a la hora de verse cuerpo a cuerpo ha sido un total fracaso, porque uno había mentido… y el otro también. No decimos que todos los usuarios mientan, pero sí sabemos que tienen al alcance de su mano, algo que muchas personas desean, cambiarse por otro. Puedes crearte una nueva personalidad y un nuevo cuerpo, o simplemente mejorar las cosas que no te gustan de ti. Doble engaño, engañas al otro usuario y te engañas a ti mismo.

“El mayor peligro de engañar a los demás está en que uno acaba inevitablemente, por engañarse a sí mismo”. Eleanora Dose.



lunes, 1 de diciembre de 2008

Nuevas formas de socialización

3 comentarios:

Nuria dijo...

Bajo mi punto de vista Internet se ha convertido en una herramienta de fácil acceso para todo el mundo, donde se puede hacer de todo, o casi todo.

Para que no sucedan casos como el comentado en esta noticia, a la hora de realizar un myspace o cualquiera página similar, deberían pedir el DNI o algún documento identificatorio para asegurarse que detrás de esa creación hay verdaderamente una persona que acepta y hace frente a las responsabilidades que acarrea el ser participe de ese mundo virtual.

Maria dijo...

Más de la mitad de las personas que entran en la red con el fin de mantener relaciones con otros usuarios, mienten repetidas veces. Quizá mientan por la protección que les ofrece el ordenador, pueden apagar y encender cuando quieran la pantalla, ye sto es algo que no se puede hacer en la vida real.

Esta actitud revela una gran hipocresía por parte de estas personas, ya que si su fin es conocer a otra gente, qué ganan mintiendoes una y otra vez,no logran más que engañar al otro usuario. Además, a la hora de la verdad, las mentiras se pueden poner en contra de uno mismo.

jo dijo...

Buen blog :)