Nuevas formas de socialización

La socialización es un proceso mediante el cual el individuo adopta los elementos socioculturales de su medio ambiente y los integra a su personalidad para adaptarse a la sociedad.

Dentro del proceso de socialización, se distinguen tres tipos. El primero corresponde a la familia, que es el ámbito más cercano al individuo y donde antes aprende a relacionarse con los demás. El segundo, abarca todo el grupo que es ajeno a la familia, es decir, grupos sociales de conocidos, amigos, u otros. Y el tercero, que ha nacido en la última década, recibe el nombre de “socialización a través de los medios de masas”.

Los medios de comunicación de masas proporcionan informaciones, juicios sobre diferentes temas y acontecimientos, y sobretodo, van formando en la población modelos de comportamiento. Además, sus contenidos repercuten en un volumen de población superior al de cualquier otro grupo de socialización.

Estos medios nos ofrecen ventajas en cuanto al modo de establecer relaciones, pero también algún que otro inconveniente. Una de las ventajas es la rapidez con que puedes encontrar un nuevo amigo, en menos de cinco minutos se establece contacto con diversos usuarios. En la vida real, esto no es tan fácil, nos cuesta (a unos más que a otros) formar nuevas amistades y mantenerlas. Uno de los inconvenientes es que poco a poco se va perdiendo el calor humano, en lugar de escuchar la voz de tu compañero solo escuchas el zumbido del ordenador y si quieres estrecharle en brazos…

En la red, los usuarios pueden mentir sin parar, y la única forma de descubrir su engaño es el “cara a cara”. Por esta razón, nos preguntamos si las relaciones que se establecen por medio de la red, son ficción o realidad. Cuantos casos han llegado hasta nuestros oídos, de gente que se enamora de otra sin haber mantenido nunca un contacto real entre ellos, y luego a la hora de verse cuerpo a cuerpo ha sido un total fracaso, porque uno había mentido… y el otro también. No decimos que todos los usuarios mientan, pero sí sabemos que tienen al alcance de su mano, algo que muchas personas desean, cambiarse por otro. Puedes crearte una nueva personalidad y un nuevo cuerpo, o simplemente mejorar las cosas que no te gustan de ti. Doble engaño, engañas al otro usuario y te engañas a ti mismo.

“El mayor peligro de engañar a los demás está en que uno acaba inevitablemente, por engañarse a sí mismo”. Eleanora Dose.



viernes, 9 de enero de 2009

¿Es Internet el culpable del deterioro del lenguaje?




En la entrada anterior hacia referencia a la comunicación juvenil basada en la “ley del mínimo esfuerzo” apoyándola con el ejemplo un tanto irónico del “adiós” a las 5 vocales. Pero es injusto que la mayoría de los estudios que se están llevando a cabo sobre este tema se centren solamente en los jóvenes y en su “mal” uso de Internet donde los chats, los foros y el msn son los grandes culpables del deterioro del lenguaje. ¿Y los adultos qué, no utilizan Internet (entre otras cosas) para esos fines? ¿Ni tampoco hacen uso de abreviaciones (aunque no tan radicales como nosotros)? Éstas son unas de las numerosas preguntas que me “rondan” por la cabeza cuando oigo o leo información al respecto.

En estos tiempos en que vivimos, la televisión juega un papel clave en nuestra sociedad. Se trata de un medio muy influyente, con gran capacidad de manipulación, un medio informativo (aunque cada vez reine más lo subjetivo) y así podríamos seguir hasta completar una larga lista de calificativos al respecto, donde como en todo, habrá de todo. Por eso, y sobre todo por el poder que tiene este medio, me encantaría ver, por ejemplo, algún estudio sobre el valenciano en que Canal9 nos informa, entretiene... Sin duda alguna, un lenguaje que en numerosos programas, secciones… se podría tachar de coloquial y chabacano. O que me dicen del ámbito académico donde los licenciados en lengua catalana se pasan cinco años de su vida preparándose, luego se presentan a unas oposiciones, las aprueban y el resultado son unas clases “magistrales” donde los protagonistas son los castellanismos, los artículos neutros “LO”… ¡Y pobre de ti como te falle el subconsciente y te salga algún castellanismo!

Dicho esto, me gustaría matizar que con lo citado anteriormente no he pretendido ofender a nadie ni mucho menos llevar a cabo “un acoso y derribo” contra el valenciano, ya que soy valenciana-parlante y por ese hecho tendrá siempre mi apoyo. Simplemente, me he centrado en una serie de infracciones lingüísticas que tienen lugar en dos ámbitos muy influyentes en nuestra sociedad. Uno nos entretiene en nuestro tiempo libre, y del otro dependen nuestros conocimientos y aptitudes en un futuro no muy lejano. Y ahora qué, ¿todavía piensan que en la evolución del lenguaje el mayor culpable es Internet?

1 comentario:

Visi dijo...

Está claro que estos medios de comunicación afectan al lenguaje, sobretodo al lenguaje escrito. Mi teoría es que afecta más al lenguaje escrito porque los usuarios reflejan en estos medios de comunicación su lenguaje oral por escrito, que muchas veces no tiene bastante con las distorsiones que tiene de por sí, sino que además la despreocupación que viene dada por el hecho de que no hay ninguna persona que crítique o corrija sus errores de habla se suma a estas distorsiones.
Creo que si esta despreocupación desapareciera el uso del lenguaje mejoraría considerablemente.
Si hay formas de censurar o restringir ciertas formas de comunicación...Por qué no restringir también las faltas de ortografia, los castellanismos o catalanismos, faltas de redacción, abreviaturas...????